Contaminación del Atoyac un problema grave de salud pública



Contaminación del Atoyac un problema grave de salud pública

Aumentan considerablemente los casos de enfermedad renal crónica (ERC) en jóvenes y de leucemias agudas infantiles en municipios de la CAA.

Reportaje de: Rodolfo Herrera Charolet

2 de julio de 2024

Un estudio realizado por el Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (CONAHCYT), dado a conocer en octubre de 2023, reveló que Puebla y Tlaxcala tienen las tasas más altas de mortalidad por enfermedades renales en jóvenes, producto de los contaminantes del río Atoyac.

Los casos de enfermedad renal crónica (ERC) en jóvenes y de leucemias agudas infantiles se relacionan con la exposición a tóxicos y procesos contaminantes, de acuerdo con el Primer informe estratégico cuenca del alto Atoyac (Tlaxcala y Puebla): considerada una Región de Emergencia Sanitaria y Ambiental (RESA).

Sumado a esto, informaron que las sustancias que se encuentran en el Atoyac, también provocan leucemias agudas en las nuevas generaciones.

Estudios realizados:

Un biomonitoreo realizado por el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico Nacional entre adolescentes radicados en el centro de Tlaxcala se detectó que 66% de los afectados fueron expuestos a altas concentraciones de arsénico, 39% a níquel, 37% a plomo, 81% al plaguicida malatión y 76% a los herbicidas glufosinato y picloram.

Otro análisis, elaborado por la Universidad Nacional Autónoma de México en los municipios tlaxcaltecas de Españita y Apizaco, se encontró que 50% de la población se encuentra expuesta a altos niveles de cadmio, plomo y cromo.

El biomonitoreo más, efectuado por el Instituto Mexicano del Seguro Social entre alfareros de Españita, San Pablo del Monte, San Salvador Tzompantepec y La Trinidad Tenexyecac, se encontró que 86% están expuesto a concentraciones de plomo que exceden el máximo permitido.

Los investigadores ambientales sostienen que la mezcla de esos elementos y sustancias causa efectos nefrotóxicos, neurotóxicos, de disrupción endocrina y carcinógena.

Municipios con mayor incidencia

El Río Atoyac nace en la Sierra Nevada del volcán Iztaccíhuatl y se prolonga a lo largo de 200 kilómetros de longitud hasta terminar en la presa de Valsequillo. Pasa por 47 municipios de Tlaxcala y 22 de Puebla.

La población en la Cuenca Alta del Atoyac (CAA) asciende a un millón 133 mil 149 habitantes de 47 municipios de Tlaxcala (79.5% de la población total de la entidad) y dos millones 844 mil 364 habitantes de Puebla, lo que equivale a casi la mitad de la población total poblana.

La enfermedad renal crónica es uno de los focos rojos de la región, atribuido directamente a la alta contaminación. En esta zona, la ERC ha afectado, sobre todo, a los jóvenes de entre 20 y 24 años. Para este grupo etario, la tasa de mortalidad se incrementó 58% en la última década.

En los municipios con mayor incidencia de leucemia aguda en población menor de 20 años son; San Pedro Cholula, San Pablo del Monte, San Martín Texmelucan, Tlahuapan, Acajete, Amozoc, Chignahuapan, Teziutlán, Tlatlauquitepec y Chiautempan. En donde el 41% de los afectados son menores de 20 años por leucemias agudas en Puebla y Tlaxcala, residen en la CAA.

Los estudios señalan en una correlación entre mortalidad y contaminantes, que en el caso de Puebla, las afectaciones a la salud son leucemias agudas infantiles y estas fueron detectadas en los municipios de:

·        San Pedro Cholula.

·        San Andrés Cholula

·        Ocoyucan

·        Coronango

·        Juan C. Bonilla

·        Puebla

En el vecino estado de Tlaxcala:

  • ·        Papalotla de Xicohténcatl
  • ·        Tenancingo

Esta enfermedad, es causada principalmente por contaminantes como arsénico, plomo, cromo, cadmio y mercurio.

En cuanto a un estudio poblacional donde se proyectan municipios de Puebla con mayor incidencia en población menor de 20 años con Leucemias Agudas.

En esta lista, el 58% de la población presenta leucemias de alto riesgo, mismas que se identificó en las siguientes localidades:

·        San Pedro Cholula.

·        San Martín Texmelucan.

·        Tlahuapan.

·        Acajete.

·        Amozoc.

·        Chignahuapan.

·        Tlatlauquitepec.

·        Teziutlán.

Casos de ERC por contaminantes en el Atoyac

En el caso de enfermedades renales crónicas (ERC), que son causadas por sustancias tóxicas de la CAA, los municipios más afectados son pertenecientes al estado de Tlaxcala, donde se reportaron 65 sustancias orgánico-sintéticas detectadas en el río:

·        Acuamanala de Miguel Hidalgo

·        Mazatecochco de José María Morelos

·        San Francisco Tetlanohcan

·        Teolocholco

·        Papalotla de Xicohténcatl

·        Tenancingo.

El Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt) en su primer informe estratégico CAA (Tlaxcala y Puebla): Región de emergencia sanitaria y ambiental; problemática socioambiental y recomendaciones para su atención integral, Dichos tóxicos, emitidos por las industrias asentadas en la cuenca, principalmente del ramo automotriz, eléctrico, químico y textil, entran en el organismo de los pobladores por agua, tierra y aire. Advierte que en los últimos años, se prendieran las alarmas por el incremento en la mortalidad de jóvenes de la región debido a casos de ERC.

Dichos tóxicos, emitidos por las industrias asentadas en la cuenca, principalmente del ramo automotriz, eléctrico, químico y textil, entran en el organismo de los habitantes por agua, tierra y aire.



Un problema conocido

El origen de la contaminación parte de la creación de los corredores industriales y en una planta petroquímica, fuente de trabajo para algunas personas de la región, que antes se dedicaban a la agricultura, indica un estudio realizado por el Departamento de Medicina Genómica y Toxicología Ambiental, del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM.

Antes de la llegada de esas empresas, a principios de los años 90, el cuerpo de agua ya estaba dañado, principalmente por las descargas municipales; sin embargo, desde hace algunos años la contaminación de la región se diversificaron con las descargas industriales.

Las empresas textiles derraman aguas de un colorante que se utiliza en el teñido de la mezclilla, llamado índigo, así como de hipoclorito de sodio, sustancia con la que la blanquean.

El estudio indica que en el río había concentraciones muy altas de cloroformo, de diclorometano y tolueno.

 

El origen de cada sustancia es diferente. Una viene de la industria petroquímica y de la pintura, en la que emplean solventes. El diclorometano se utiliza también como solvente, desengrasante, para extraer otros compuestos, en la industria del plástico, y en general, tiene un amplio uso.

A decir de las empresas, afirman que no utilizan cloroformo, sin embargo se encontró en las aguas del río. Esto se debe a que el hipoclorito de sodio usado para blanquear las telas al ser arrojado a las aguas del río reacciona químicamente y forma cloroformo.

En el 2004 el Centro fray Julián Garcés, solicitó a la UNAM documentar la situación del río. El equipo de investigadores hizo un estudio en el que emplearon biomarcadores de genotoxicidad para ver si había un efecto. La población que está expuesta a los contaminantes podría experimentar daños en las células, en su ADN.

Los biomarcadores son útiles para prevenir el cáncer. Empezaron a usarse en ambiente ocupacional porque los trabajadores están expuestos a compuestos cancerígenos que se usan en la industria. Bajo reglamentaciones internacionales se utiliza extensamente en la Unión Europea y se ha trasladado su análisis del ámbito ocupacional al ambiente externo.

En un terreno ocupacional, la medicina del trabajo implementó medidas de seguridad con el uso de señalamientos de sitios donde se manejan sustancias peligrosas o tóxicas, con el etiquetado de los compuestos para prevenir accidentes, con cursos de capacitación y concientización, además de proveer a los obreros el adecuado equipo de protección para evitar la exposición por cualquier vía: dérmica, respiratoria o ingerida.

En otras empresas, particularmente las textiles, no nos reportaron el uso de dispositivos de seguridad para el trabajador.

El problema surge en el momento que estos compuestos químicos abandonan el ambiente ocupacional y llegan al general en donde no hay señalamientos ni entrenamiento para su uso, ni siquiera información de su presencia en el aire, el suelo o el agua, en donde los animales y las plantas son las víctimas adicionales.

Estudio de la IIBm de la UNAM

Los investigadores de la IIBm de la UNAM realizaron el estudio de genotoxicidad en poblaciones cercanas al cuerpo de agua para establecer cómo es la exposición en sus habitantes.

Tomaron muestras de sangre a un grupo de las comunidades más alejadas del río (población A) y a otro que residía cerca (población B). También incluyeron a uno de estudiantes de la UNAM en el D.F. (población C). “Éste fue el grupo control”.

 

Se hicieron cultivos de células sanguíneas, y se encontró una frecuencia elevada de micronúcleos, que son rompimientos cromosómicos. Al romperse un cromosoma se pierde material genético. Si es un gen necesario para la sobrevivencia de la célula, ésta muere, pero si no lo es, sigue viva pero con una mutación, que puede ser el inicio de un proceso cancerígeno.

Se observó que la frecuencia más baja de este tipo de daño fue en la población C. La B presentaba una frecuencia tres veces mayor que la C, y la A, ligeramente menos daño que la B.

Según los resultados, la gente que vive en la zona tiene más daño de micronúcleos, pero el más fino, los rompimientos de cromosomas, que establecen un ciclo que se relaciona mucho más con el proceso de cáncer, se origina cerca de donde descargan las industrias.

Los habitantes de esta región están expuestos crónicamente, de cuerpo entero, a estos contaminantes, lo que incrementa su riesgo de enfermar, en principio de cáncer, pero recientemente se ha comprendido que la exposición a tóxicos puede dañar no sólo al ADN, sino a todo el mecanismo de expresión de genes.

El estudio indica que si la exposición a sustancias químicas altera a este último, entonces el riesgo de enfermedad, no sólo de cáncer, es infinitamente mayor, por lo que es necesario monitorear a estas poblaciones permanentemente, para establecer cuáles son las afecciones que deben ser atendidas en sitios que surgen en el país a raíz de la intensa industrialización de las zonas rurales.



Declaratorias oficiales:

Aunque en 2011, la Comisión Nacional del Agua (Conagua) publicó una Declaratoria de Clasificación de los ríos Atoyac y Xochiac, estableciendo metas de calidad del agua para limitar la descarga de contaminantes a la red fluvial. 13 años después la contaminación de los afluentes continúa.

En el año 2015, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y la Conagua clausuraron 27 industrias establecidas en la CAA, en Puebla y Tlaxcala, debido a descargas contaminantes y el manejo indebido de los residuos peligros.

En 2017, el estudio realizado por la IIBm de la UNAM, durante seis años, fue de utilidad para que la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitiera la recomendación 10/2017 respecto a la contaminación del Atoyac.

El documento de la CNDH dice que la falta de saneamiento y el tratamiento inadecuado de desechos industriales, además de un desordenado e intenso crecimiento industrial, influyen directamente en la salud humana.

De acuerdo con el más reciente monitoreo de aguas superficiales de la Conagua (2022), el río Alto Atoyac se encuentra entre los más contaminados del país, en semáforo rojo en materia de contaminación, pues no cubre uno sólo de los criterios que implica su monitoreo, ya que recibe un alto volumen de descargas industriales y municipales que convierte sus aguas en veneno.

Empresas contaminantes:

Una de las causas es que alrededor de 22 mil empresas del corredor industrial que se extienden en los 200 kilómetros de longitud descargan clandestinamente sus desechos en este cuerpo de agua. Esto ha provocado que los residentes de las comunidades cercanas desarrollen enfermedades como leucemia infantil, insuficiencia renal y cáncer.

El cáncer es la tercera causa de muerte en Puebla y en general en México, donde cada año se detectan 195 mil casos nuevos de la enfermedad, según un estudio difundido por la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla (UPAEP).

Los informes añaden que el sector económico con más emisiones en la CAA es el químico, mientras que la zona con mayor cantidad de emisiones y diversidad de contaminantes es el Zahuapan, subcuenca del Atoyac ubicada en Tlaxcala.

El mismo tiene un acumulado alto en emisiones de halocarbonos a la atmósfera del Zahuapan; cianuro al agua en Nexapa y Zona Metropolitana de Puebla; además de metales y metaloides en esta última demarcación, Zahuapan y Nexapa.

El sector textil, de fibras e hilos, tiene el acumulado más alto de cianuro reportado al agua y alcantarillado de la zona de Texmelucan, con un total de 123.19 toneladas; y también tiene reporte de metales y metaloides, por 54.8 toneladas al suelo en ese municipio y Zahuapan.

Por otra parte, se indicó que de acuerdo al Registro de Emisiones y Transferencia de Contaminantes (RETC) la industria automotriz tiene un acumulado histórico de más de 613.76 millones de toneladas de bióxido de carbono emitidas a la atmósfera en la Zona Metropolitana de Puebla;  y la química, de 8.29 millones de toneladas.

En Tehuacán, las empresas de cemento y cal han emitido 24.92 millones de toneladas; en Texmelucan, han sido 4.56 millones de toneladas de la emitidas por la industria del petróleo y la petroquímica; y 4.76 millones de toneladas por parte de empresas metalúrgicas en Nativitas, Tlaxcala.



Recomendaciones:

Éstas son algunas de las sugerencias de las instituciones que han realizado los estudios que evidencian la contaminación de la (CAA):

·        Actualización de la declaratoria de clasificación que incluya los contaminantes considerados en la Renameca e identificados en la cuenca en el periodo 2012-2020, y emprender procedimientos legales de largo plazo, es decir reformas legales, con el diseño de instrumentos de aplicación dirigidos a la actualización de las sustancias tóxicas sujetas a reporte de la NOM-165-Semarnat-2015 y las sustancias sujetas a planes de manejo especial de la NOM-161-Semarnat-2013, además de reajustar la NOM-165-Semarnat-2013, misma que debe ampliar el número de sustancias de acuerdo con los criterios más estrictos vigentes internacionalmente.

·        Crear un organismo para el diagnóstico de la salud pública ambiental.

·        Crear una red de monitoreo ambiental en la zona.

·        Declaración de región como zona prioritaria de investigación y atención sanitaria, ambiental y social.

·        Diseñar un plan de respuesta ambiental a partir de la información acumulada hasta ahora y con la que arroje el monitoreo de la red fluvial, la atmósfera y el suelo.

·        Establecer unidades médicas móviles enfocadas en la detección temprana de enfermedades como leucemias y ERC.

·        Implementar un programa de tamizaje para la detección temprana de enfermedad renal crónica (ERC).

·        Instaurar un programa de análisis químico atmosférico para sustancias orgánicas sintéticas, plaguicidas y partículas suspendidas.

·        Vigilar la presencia de metales pesados y plaguicidas en hortalizas y otros alimentos.