Dióxido de Cloro envenenamiento controlado

 Ante la crisis sanitaria, los productos milagro aparecen y el problema es que lo suministran personas que no  tienen formación médica. 

Es aceptable que el nuevo tratamiento de envenenamiento controlado (uso de Dióxido de Cloro) debe ser supervisado y recetado por un médico. 

De tal suerte que si muere por dicho tratamiento hay al menos un responsable. Por ahí viene la iniciativa en este País, que he promovido en el Senado de la República (en virtud de que la Corte Interamericana de los Derechos Humanos, ratificó la libertad que tienen las personas de escoger un tratamiento médico que consideren pertinente (los expertos)).



Iniciativa que propone: Rodolfo Herrera Charolet

Dióxido de Cloro envenenamiento controlado

Hoy día, el derecho de protección a la salud está considerado, en el ámbito internacional, como uno de los derechos básicos del ser humano y está incluido dentro de los derechos económicos, sociales y culturales. Sólo el goce de estos derechos mínimos permite que una persona pueda disfrutar, de forma plena y en condiciones de igualdad, de otros derechos que se consideran fundamentales: los derechos civiles y políticos. 

Los problemas de salud, o las limitaciones tanto físicas como psicológicas, pueden resultar obstáculos, a veces insalvables, para ejercer con amplitud los derechos civiles y políticos.

La Constitución de la Organización Mundial de la Salud, de 1946, declaró expresamente que “el goce del grado máximo de salud que se pueda lograr es uno de los derechos fundamentales de todo ser humano, sin distinción de raza, religión, ideología política o condición económica o social”.

La Declaración Universal de los Derechos Humanos de 1948, que reconoce que “toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que la asegure, así como a u familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios...” (Art. 25).

El Pacto Internacional de Derechos Económicos, Sociales y Culturales de 1966, establece que:

1. Los Estados Partes en el presente Pacto reconocen el derecho de toda persona al disfrute del más alto nivel posible de salud física y mental.

2. Entre las medidas que deberán adoptar los Estados Partes en el Pacto, a fin de asegurar la plena efectividad de este derecho figurarán las necesarias para: la reducción de la mortalidad infantil y el sano desarrollo de los niños; el mejoramiento en todos sus aspectos de la higiene del trabajo y del medio ambiente; la prevención y el tratamiento de las enfermedades epidémicas, endémicas, profesionales y de otra índole y la lucha contra ellas; la creación de condiciones que aseguren a todos asistencia médica y servicios médicos en caso de enfermedad.”

En resumen toda persona tiene derecho a un nivel de vida adecuado que le asegure, así como a su familia, la salud y el bienestar, y en especial la alimentación, el vestido, la vivienda, la asistencia médica y los servicios sociales necesarios”.

El paciente, o en su caso el responsable, tienen derecho a decidir con libertad, de manera personal y sin ninguna forma de presión, aceptar o rechazar cada procedimiento diagnóstico o de tratamiento ofrecido, así como el uso de medidas extraordinarias de supervivencia en pacientes terminales.

En la búsqueda de una cura milagrosa contra el coronavirus está llevando a muchos a promocionar el uso de una polémica formulación química: el dióxido de cloro, entre otros compuestos que se consideran tóxicos o únicamente paliativos.

El dióxido de cloro es un compuesto que se intenta proponer como alternativa para “curar” la COVID-19, pese a la falta de evidencias sobre su consumo seguro y a las advertencias de las autoridades sanitarias sobre el riesgo que ingerirlo representa para la salud humana.

Hasta el momento, la utilidad de esa fórmula solo está demostrada como desinfectante para espacios y superficies en los que pudieran hallarse patógenos de la familia del coronavirus a la cual pertenece el SARS-CoV-2 y únicamente en condiciones controladas que eviten el riesgo de intoxicación.

Los comerciantes de la cura lo ofrecen con el nombre de Solución Mineral Milagrosa (MMS, por sus siglas en inglés) o su versión activada SDC (CDS, por sus siglas en inglés) esa composición ha sido señalada por autoridades sanitarias como una amenaza para la salud desde hace más de 10 años.

Sin embargo, a pesar de ser un producto no autorizado por organizaciones internacionales de la salud, la Fundación Génesis patrocina un estudio clínico sobre el uso de la sustancia como tratamiento contra el nuevo coronavirus, como ya lo ha hecho anteriormente con otras enfermedades. Así mismo se ha conformado una comunidad en torno a su promoción y consumo denominada COMUSAV (Coalición Mundial de Salud y Vida).

El dióxido de cloro al publicitarse como remedio para muchas afecciones y enfermedades que van desde malaria, a la diabetes y asma, el autismo o incluso el cáncer, ha demostrado ser un producto que no funciona y que se justifica como un remedio que funciona, basado en el alto porcentaje de pacientes asintomáticos o que han generado resistencia a la enfermedad. Esto es así, porque hasta ahora la tasa de letalidad de Covid-19 en el mundo van del 0.00% al 1.63%. (7) Sin embargo en México la tasa de letalidad es mucho mayor porque se presentan 9 muertes en cada 100 contagios. (8)

Sin embargo, ninguna institución sanitaria del mundo lo reconoce como medicamento y ahora que la pandemia provocada por SARS-CoV-2 (Covid-19) azota el mundo, nuevamente sus promotores afirman que es capaz de frenar los efectos del virus.

Mayor es el problema al observar que las redes sociales están llenas de testimonios y vídeos de cómo usarlo. Sin embargo, la lista de peligros del dióxido de cloro es larga y diversas autoridades han lanzado contundentes advertencias contra su uso.

Administración sanitaria estadounidense advierte graves daños a la salud

La mas reciente de dichas agencias sanitarias, la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA, en inglés) en su publicación del 8 de abril de 2020, afirma que del MMS "ninguna evidencia científica que apoye su seguridad o eficacia, y presenta riesgos considerables a la salud de los pacientes". Beber esta mezcla ya ha causado efectos secundarios graves y potencialmente mortales. Entre los efectos se incluye insuficiencia respiratoria, insuficiencia hepática aguda, ritmos cardíacos anormales y posiblemente mortales. Otras personas reportaron una rápida destrucción de los glóbulos rojos, algo que requiere una transfusión de sangre para curarlo, vómitos y diarrea severa. Por lo que los pacientes que consumen este producto se demoran en buscar un tratamiento médico apropiado, lo que puede agravar la enfermedad.

la FDA estadounidense afirma que ha enviado una carta de advertencia a la Iglesia Génesis II de Cura y Sanación, que es la que empezó a promocionar la "Solución Mineral Milagrosa" también contra el covid-19 en EE.UU. Entre las observaciones se incluye el reclamo para que cese la comercialización del producto por ser "engañoso".

El «suplemento mineral milagroso» (SMM), a menudo llamado «solución mineral milagrosa» o «solución mineral maestra»1​, en inglés Miracle Mineral Solution (MMS), es una solución 28 % de clorito de sodio (NaClO2) en agua destilada que al mezclarse con un ácido, ya sea ácido cítrico o el ácido clorhídrico en el jugo gástrico, reacciona formando dióxido de cloro, un agente oxidante usado en la desinfección en ambientes domésticos e industriales.​ Es muy similar a la lejía industrial, que contiene hipoclorito de sodio, y como esta última, es tóxica.​ El nombre fue acuñado por Jim Humble en su libro autopublicado en 2006, The Miracle Mineral Solution of the 21st Century.

Un desinfectante comercial utilizado indebidamente para consumo humano

El MMS "Es un desinfectante comercial que en ningún caso debería ingerirse", cuenta a BBC Mundo Miguel Ángel Sierra Rodríguez, catedrático de Química de la Universidad Complutense de Madrid. "Desde luego su efectividad contra el virus es nula", afirma el catedrático de Química.

Sin embargo a pesar de la evidencia científica en redes sociales se difunden mensajes de personas que afirman haberse curado gracias a esta solución al que le atribuyen propiedades antimicrobianas, antivirales y antibacterianas.

Autoridades sanitarias de Perú no encontraron información confiable

Los documentos con respecto al uso de dióxido de cloro y derivados son bastante escasos. En la información disponible y escasa que menciona el uso de dióxido de cloro o derivados en el contexto de Covid-19 no se identificó ningún artículo en versión de pre-publicación, ni registros de ensayos clínicos con respecto a su uso como agente de prevención o tratamiento frente a al virus. Ni tampoco presentan evidencia científica puesto que no son investigaciones ni clínicas ni de ciencias básicas con respecto al uso de dióxido de cloro o derivados en la prevención o tratamiento de Covid-19.

En conclusión las autoridades confirman que no existe evidencia científica que permita sustentar el uso de dióxido de cloro o derivados como agentes terapéuticos en el contexto de Covid-19. De hecho, existen reportes de reacciones adversas serias por ingesta de ésta sustancia. Así, debido a la falta de evidencia científica a la fecha (19 de julio 2020) y a los reportes de eventos adversos serios por el consumo de altas concentraciones de estas sustancias, se recomienda no usar dióxido de cloro o derivados para el prevención o tratamiento del Covid-19.

Aprovechan del caos sanitario para lucrar económicamente

Aprovechando el caos sanitario, los presuntos expertos que promueven su venta y consumo, focalizan sus bondades en recuperaciones del virus milagrosas, sin embargo omiten las consecuencias graves a las que pueden estar expuestos sus consumidores. Así mismo el medicamento no pasa la primera prueba, como evidencia científica. Si el MMS cura o previene el Covid-19 que lo provoca un tipo de coronavirus; ¿Por qué no cura el resfriado común que es menos agresivo?

El coronavirus produce una infección respiratoria que comienza con fiebre y tos seca y que, al cabo de cerca de una semana, puede provocar falta de aire y desencadenar una neumonía severa. Tras la presentación de un cuadro severo los pacientes con Covid-19 que ingresan en las unidades de cuidados intensivos tienen que ser conectados a un respirador que asume el rol de sus pulmones.

La batalla contra el coronavirus es una de las tareas más difíciles que ha tenido la ciencia y la medicina en la historia reciente. Por su parte, la Agencia Española de Medicamentos y Productos Sanitarios emitió una alerta sanitaria contra el producto en 2010 que hoy día "sigue vigente". La hidroxicloroquinaque que actualmente se utiliza contra el Covid-19, presenta severos riesgos a la salud.

A su vez la Agencia Europea del Medicamento insta a los consumidores a no comprar remedios de sitios no autorizados y otros vendedores que pretenden "explotar el miedo y las preocupaciones durante la pandemia". Por eso, pese a las propiedades terapéuticas y preventivas que se atribuyen a este compuesto, las autoridades sanitarias han prohibido su comercialización en España, Francia, Alemania, Reino Unido, Canadá, Estados Unidos o Australia, entre otros.

¿Que alternativas tiene México?

1.- Prohibir tajantemente la comercialización y difusión de dicho producto para consumo humano.

2.- Legislar en el sentido de que todo producto, suplemento o preparado que pretenda conservar, recuperar o mejorar la salud humana; debe ser recetado, suministrado y avalado por un médico con cédula profesional registrada en territorio nacional. Esto conlleva a la prohibición de difusión de mensajes en cualquier medio que no cumplan las normas establecidas. En su caso, los pacientes que fueran tratados con dichos productos no avalados por los organismos sanitarios, son responsabilidad exclusiva del médico tratante, con las consecuencias legales y profesionales que conlleva su recomendación. Este limita a los profesionales de la salud su recomendación y no a personas que no tienen la preparación sanitaria correspondiente, ni la cédula profesional que ampare su conocimiento como peritos en la materia.

¿O no lo cree usted?

Referencias de interés:

1.- https://www.who.int/es/emergencies/diseases/novel-coronavirus-2019/advice-for-public/myth-busters?

2.-  https://sites.bvsalud.org/redetsa/brisa/resource/?id=biblioref.referencesource.1119652

3.- https://sites.bvsalud.org/redetsa/brisa/?q=mh:%22Infecciones%20por%20Coronavirus/tratamiento%20farmacol%C3%B3gico%22

4.- https://sites.bvsalud.org/redetsa/brisa/?q=mh:%22Betacoronavirus/efectos%20de%20los%20f%C3%A1rmacos%22

5.- https://sites.bvsalud.org/redetsa/brisa/?q=mh:%22Di%C3%B3xido%20de%20Cloro/prevenci%C3%B3n%20&%20control%22

6.- https://sites.bvsalud.org/redetsa/brisa/?q=mh:%22Evaluaci%C3%B3n%20de%20la%20Tecnolog%C3%ADa%20Biom%C3%A9dica%22

7.- https://www.who.int/bulletin/volumes/99/1/20-265892-ab/es/#

8.- https://www.infobae.com/america/mexico/2021/01/05/mexico-primer-lugar-en-tasa-de-letalidad-por-covid-19-en-el-mundo-universidad-johns-hopkins/

Entradas relevantes:

Charolet podría participar como candidato a Presidente Municipal en Cholula

Sin definir por cual alianza o partido podría participar el ex diputado Rodolfo Herrera Charolet, ...