Cabeza logo

header ads

Orden de aprehensión contra familia Jenkins

 La Fiscalía General de la República (FGR) logró


una orden de aprehensión en contra de Roberto Jenkins de Landa, así como sus hermanos María Elodia, Margarita y Juan Carlos además de su madre Sofía de Landa Irizar de Jenkins, por el delito de lavado de dinero a través de la Fundación Mary Street Jenkins.

Información de medios nacionales señala que fue el pasado jueves cuando un juez de control de Almoloya de Juárez en el Estado de México liberó la orden de aprehensión.

De esta manera es que las autoridades iniciarán con la búsqueda de los integrantes de la familia Jenkins para que sean presentados ante la autoridad judicial y se continúen las investigaciones por los supuestos delitos cometidos.

En 2016, Guillermo Jenkins de Landa denunció a sus padres y hermanos por un desfalco de 14 mil millones de pesos que pertenecían a la Fundación Mary Street Jenkins, ya que estos fueron enviados a Aguascalientes y posteriormente a Barbados y Panamá , que son considerados como un paraíso fiscal.

La Fundación Mary Street Jenkins era el principal medio de sustento económico para la UDLAP, así como para el Colegio Americano y el Club Alpha, al ser beneficiarias de la institución filantropica.


La historia del saqueo

La UDLAP una de las universidades con más prestigio en el país, sufre ante el saqueo de la familia Jenkins, quienes tienen orden de aprehensión por el delito de lavado de dinero a través de la Fundación Mary Street Jenkins.

Y es que la Fundación Mary Street Jenkins era el principal sustento económico para la UDLAP, para el Colegio Americano y el Club Alpha, al ser beneficiarias de dicha fundación.

Desde 1998 los Jenkins comenzaron a desviar recursos a paraísos fiscales como Suiza, Panamá y Bahamas, de acuerdo con la información revelada por ‘Paradise Papers’. Además de que Guillermo Jenkins de Landa denunció a sus padres y hermanos por un desfalco de 14 mil millones de pesos que pertenecían a la Fundación Mary Street Jenkins.

Guillermo Jenkins Anstead y sus herederos no sólo cambiaron en total secrecía la sede fiscal de las fundaciones Udlap y del Colegio Americano, sino que desde 1998 comenzaron a mover el dinero de la Fundación Mary Street Jenkins a paraísos fiscales como a Suiza, Panamá y Bahamas, de acuerdo con información revelada por ‘Paradise Papers’.

El primer movimiento en dicho año se dio cuando los millones de la familia se movieron en septiembre de 1998 de la ciudad francesa de Niza a Suiza, mientras que para abril del año 2000 se cambiaron otras inversiones de Gran Bretaña a las Bahamas.


Entre los 13.5 millones de documentos filtrados el domingo pasado, también destaca que Jenkins Anstead movió dinero a Suiza en 2004, así como a Ecuador y otra vez a las Bahamas en el año 2005.

El trabajo fue dado a conocer por el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ) con lo que dejó al descubierto redes mundiales para obtener beneficios o evadir impuestos en llamados paraísos fiscales.

El patrimonio de la Fundación Mary Street Jenkins en el que se encuentran la UDLAP, los clubes Alpha, el Colegio Americano, centro comercial El Triángulo de Las Ánimas y diversas inversiones inmobiliarias fue desviado por Guillermo Jenkins Anstead y sus herederos a una empresa offshore con sede en Panamá, bajo la complacencia del gobierno morenovallista y la Junta para el Cuidado de las Instituciones de Beneficencia Privada.

Sin embargo, Paradise Papers reveló que el dinero fue llevado a paraísos fiscales mucho antes, aunque no se tiene certeza a cuánto asciende el dinero.

Aunque Guillermo hijo calculó en un inicio un ‘desfalco’ por al menos 720 millones de dólares, según documentos se detalla que tan sólo el monto que se repartió a los nietos asciende a casi 400 millones de dólares entre activos circulantes, inversiones a corto plazo, activos corrientes, compañías afiliadas y otros.

Cabe citar que para hacerse del patrimonio legado por William O. Jenkins, a través de la Fundación Mary Street Jenkins, la familia primero traspasó los bienes inmuebles, terrenos, acciones y dinero de cuentas bancarias a una nueva fundación con sede en Aguascalientes denominada Fundación Bienestar de la Filantropía, en abril del 2014, y para diciembre del mismo año, los fondos fueron enviados al país caribeño de Barbados, que fue cuando autoridades mexicanas le perdieron la pista.

Para diciembre del 2015, se conformó la Fundación para el Desarrollo Latinoamericano FIP en Panamá, que según especialistas, debido a que el dinero será requerido fuera de Panamá, quedó como offshore.

La Fundación Mary Street Jenkins fue creada hace casi 63 años –el 18 de octubre de 1954– por el empresario William O. Jenkins, cuyo objetivo era otorgar becas a estudiantes y obras de beneficencia. En el caso de Puebla, la operación dejó desamparada a la UDLAP, así como a fundaciones hermanas, entre ellas el Colegio Americano de Puebla, Fundación Club Alpha de Puebla y Fundación de las Américas, que en vida fueron formadas por Guillermo (William) O. Jenkins.

SAT embarga a la Fundación

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) embargó el campus  de la Universidad de las Américas Puebla (Udlap) que se ubica  en San Andrés Cholula, debido a una deuda fiscal de la Fundación Mary Street Jenkins.

Fue desde octubre pasado cuando el SAT revocó la autorización para recibir donativos deducibles de impuestos a la universidad por parte de sus benefactores. Sin embargo lo siguió haciendo.

Cabe citar que el fisco le impuso desde 2014 a la fundación Mary Street Jenkins –registrada en Puebla- para recibir ayudas, y que a su vez aportaba recursos a la institución de educación superior desde su llegada a Cholula en 1966.

En junio de 2020 el Tribunal Federal de Justicia Administrativa falló en contra de la UDLAP

El Tribunal Federal de Justicia Administrativa falló en contra de la Fundación Mary Street Jenkins, obligándola a pagar 629.2 millones de pesos al SAT por el adeudo de impuestos que se generaron hace seis años al transferir fondos a Bienestar de Filantropía, siendo el predio de la UDLAP su única garantía de pago.

El organismo federal resolvió a favor del SAT para que la fundación realice el pago de los impuestos que se generaron por el Impuesto Sobre la Renta y por el Impuesto del Valor Agregado (IVA), que se originaron cuando trasladó cinco mil 798 millones 117 mil pesos a la Fundación Bienestar de Filantropía hace seis años, misma que se llevó los recursos a Barbados.

Carlos Serna, abogado de Guillermo Jenkins de Landa, señaló que actualmente la Fundación Mary Street Jenkins no cuenta con recursos suficientes para pagarle al SAT, siendo el predio de la UDLAP, la única garantía de pago que posee, según explicó a E-Consulta.

Además de señalar que otra opción de pago sería repatriar los recursos que se dieron a Bienestar de Filantropía, sin embargo eso generaría más impuestos a pagar.

En su momento la Fundación Mary Street Jenkins se negó a hacer el pago de los impuestos que se generaron al argumentar que la donación se hizo con la figura jurídica de donataria no autorizada.

Sin embargo, el magistrado Alfredo Salgado Loyo, del TFJA, rechazó el argumento que dio la organización civil para poder evitar el pago de los impuestos, indicando que los recursos entregados no correspondían a las actividades por los cuales fueron trasladados.

En este sentido, también se descartó la figura jurídica que en ese entonces tenía la Fundación Mary Street Jenkins, enfocándose a las acciones que realiza por lo que se solicita el pago de impuestos.

Cabe recordar que en el 2016, Guillermo Jenkins de Landa aseguró que la donación que se hizo dos años antes hacia Bienestar de Filantropía, se había realizado bajo distintas irregularidades, solicitando que se hiciera una investigación al dejar a la Fundación Mary Street Jenkins ‘en la calle’

En su momento aseguró que Bienestar de Filantropía se trataba de una fundación que en realidad se encontraba siendo manejada por sus padres Elodia Sofía de Landa Irízar y Guillermo Jenkins Anstead, con el objetivo de quedarse con los recursos que disponía la organización, misma que financia a la UDLAP, el Colegio Americano y el Club Alpha.